No solo pegar a tu pareja es violencia, eso es solo un tipo de violencia.

Pero también hay otra violencia psicológico, que muchas veces puede ser tan terrible como la violencia física.

Si existe una relación de pareja entre víctima y autor material estaremos ante violencia de género.

En JR Abogados, sabemos lo delicados que son estos temas.

Pero no solo las mujeres son víctimas de maltrato psicológico, también lo son los hombres, aunque no lo parezca.

La vergüenza hace que muchas veces no se denuncien estos hechos.

La violencia psicológica

Existen muchos tipos de violencia de género, no solo pegar una bofetada, también el control de tu pareja, insultarla, amenazarla o coaccionarla.

La violencia psicológica se manifiesta por una variedad de comportamientos agresivos, con o sin intención que sin producir un daño físico, atentan contra la víctima causándole un perjuicio.

Para que el derecho penal entre en estas conductas debe haber intención por el autor de causar daño a su víctima.

La violencia psíquica puede ser mucho peor que la física, pues para condenar a autor por maltrato psicológico, éste debe ser constante en el tiempo.

Por otro lado, esta violencia es más complicado demostrarla en un juzgado puesto que goza de invisibilidad y solo se puede evaluar su gravedad por la frecuencia con la que se ejerza y los efectos psicológicos que haya tenido en la víctima.

Manifestaciones de la violencia psicológica

Existen muchas formas de ejercer violencia psicológica contra alguien, y todas son perjudiciales para la víctima:

Malos tratos psicológicos.- Se trata de actos humillantes, vejatorios e intimidatorios hacia la víctima que pueden ser verbales o físicos cuyo objetivo es minar la estabilidad emocional de la victima. Pueden ser actos activos o pasivos.

Un acto pasivo es tratar a tu pareja como si fuera un mueble, sin hacerla caso, sin importar lo que diga, es una forma de desprecio.

Un acto activo puede ser faltas de respecto constante, también humillantes.

Acoso psicológico.- se trata de repetir en el tiempo conductas de poder sobre la víctima, criticándola, insultándola, calumniándola, coaccionándola.

La víctima acaba sintiéndose culpable sintiendo que no vale para nada.

También se puede ejercer maltrato psicológico a  través de las redes y, por suerte, casi todas estas conductas están tipificadas como delitos con penas de prisión, algunas de ellas son:

Porno venganza: amenazas con difundir material íntimo de la víctima por las redes sociales o whatsapp.

Sexting: igual que la anterior, videos eróticos pueden difundirse con el ánimo de causar daño a la víctima.

Sextorsión: solicitando servicios sexuales a cambio de no difundir sus videos sexuales.

Descubrimiento y revelalación de secretos.

Difundir fotos y vídeos por internet para vejar y humillar a la víctima ante sus amigos.

Difundir conversaciones privadas.

Publicar fotos de los niños en internet, a sabiendas de la negativa de la víctima a hacerlo.

Acosarla por la calle y controlando todos sus movimientos.

violencia.psiquica

Otras 4 caras del maltrato psíquico

Los malos tratos psiquicos también pueden manifestarse de esta manera.

  • Maltrato económico: quien maltrata tiene el control de las finanzas de forma absoluta. Contra lo que se gasta, cuándo y en qué y como. La víctima no dispone de un euro sin el permiso del maltratador
  • Maltrato estructural: la superioridad del maltratador se erige en cada fase de la vida. La víctima siempre estará bajo su autoridad.
  • Maltrato espiritual: se critica por parte del maltratador las creencias de la víctima, humillándola por seguir esa fe.
  • Maltrato social: se acabaron las amistades y la familia para la víctima, es solo para el, nada ni nadie puede “distraerla”.

A continuación daremos unas pistas para poder identificarlo según la posición en la que se encuentre:

  • La víctima: a veces ni siquiere se da cuenta de que lo es. Justifica las conductas de quien la maltrata, incluso se culpa a ella misma.

Algunas pistas de estas conductas

  • Controla tus emociones a través del chantaje, haciéndose la víctima para lograr sus objetivos.
  • Sientes que no vales para nada, ni en lo personal ni en lo laboral, ya lo tienes asumido por que cada poco repite lo mismo una y otra vez.
  • No tienes intimidad, controla tu móvil, tu whatsapp, tu facebook, con quien sales, cuándo sales, porqué sales, 
  • Tus opiniciones no cuentan para nada, simplemente se acepta lo que dice y punto, adoptas una posición sumisa.
  • Dejaste de lado a tus amigos y a tu familia y no consientes que nadie te saque el tema, se produce un vacío en tu existencia.
  • Te culpas de todo, si se enfada es culpa tuya, si llueve es culpa tuya, si pierde su equipo, es culpa tuya…
  • Pánico: ni se te ocurre llevar la contraria, el desencadenante puede ser horrible, lo dejas correr.
Call Now Button
×