Difundir fotos y videos sin consentimiento

Difundir o publicar por Internet o por whatsapp imágenes, fotografías o vídeos de terceros de carácter íntimo es una tarea habitual en muchos jóvenes (y no tan jóvenes).

Muchas veces estás acciones se hacen sin pensar en los daños que pueden producir a terceras personas y sobre todo sin saber que estamos cometiendo un delito castigado en el Código Penal.

Las nuevas tecnologías como Twitter, Facebook o Instagram pero sobre todo whatsapp hacen que la difusión de estas imágenes o vídeos se produzca en cuestión de minutos u horas, llegando a miles o cientos de miles de personas.

Hay que tener en cuenta que el delito no solamente lo cómete la persona que difunde las imágenes por primera vez sino que también lo cometen aquellas otras otras personas que reciben o recepcionan esas imágenes o fotografías en sus redes sociales aunque sea solamente por diversión.

Delito de descubrimiento y revelación de secretos

Este delito está regulador en el artículo 197.4 del Código Penal y las penas pueden llegar de tres meses a un año de prisión o bien multa de seis a doce meses.

Este delito se conoce como descubrimiento y revelación de secretos.

Sin el consentimiento de quien aparece en el vídeo o en las fotos

Se castiga por tanto la difusión o revelación a terceras personas de fotografías o vídeos sin el consentimiento de la propia persona que aparece en dichas fotografías o en dichos vídeos y sobre todo cuando la difusión atenta manera muy grave contra la intimidad personal del/a afectado/a.
Por tanto hay que estar alerta porque cuando nos llegue un vídeo o una fotografía de alguna persona y decidimos compartirlo en nuestras redes sociales bien con nuestros amigos familiares o contactos podemos estar cometiendo un delito.

Se atenta contra la intimidad y el honor de la persona

El daño se produce por el hecho de divulgar y de exponer en las redes sociales esas imágenes o esos vídeos.
Se persigue por tanto con esta penalización de estas acciones el combatir desde un punto de vista legal la venganza que muchas parejas despechadas tratan de realizar con sus ex parejas.

Tratan de humillar a la víctima y además, ese contenido es muy complicado eliminarlo de la de la red puesto que son vídeos que se difunden en muy poco tiempo y son muy virales.

Los perjuicios morales y psicológicos a la víctima pueden atentar y de hecho lo hacen contra su intimidad y contra su honor.

Fotos y vídeos tomados en lugares públicos

Si esas fotos o esos vídeos son grabados en espacios y en lugares donde todo el mundo puede acceder, es decir, en un centro comercial, en la calle, en esos casos, no se está cometiendo un delito y da igual el tener o no tener el consentimiento de la persona a la que están grabando o fotografiando.

La razón es bien sencilla, puesto que se encuentra en un lugar donde cualquiera puede estar no es un lugar íntimo ni privado, por lo tanto no merece un reproche penal. 

“ quien sin autorización de la persona afectada, difunda, revele o ceda a terceros imágenes o grabaciones audiovisuales de aquella que hubiera obtenido con su anuencia en un domicilio o en cualquier otro lugar fuera del alcance de la mirada de terceros…

tendrá una pena de prisión de entre tres meses y un año -o una multa de seis a doce meses»

Deja un comentario

× Contacto WhatsApp