El Convenio Regulador

Convenio Regulador
El Convenio Regulador de divorcio

Es el documento más importante entre los cónyuges cuando quieren disolver su matrimonio de manera amistosa.

Es decir, bien a través de un divorcio judicial de mutuo acuerdo, o bien a través de un divorcio notarial.

Si el divorcio es contencioso este documento no tiene sentido alguno, pues las partes están enfrentadas y cada una propone en su demanda de divorcio sus peticiones por separado.

Quién debe preparar el Convenio

Este documento es de tal importancia que se hace imprescindible que lo redacte un abogado matrimonialista con experiencia acreditada.

En el Convenio Regulador se tratan temas tan importantes que se hace necesaria la participación de un profesional.

Existen multitud de Convenios por Internet, pero cada caso es diferente, cada familia tiene sus particularidades y las peticiones de uno y otro deben incorporarse de tal manera que no supongan a futuro un problema de interpretación.

Cuándo debe hacerse

El Convenio Regulador es el fruto, en muchos casos, de largas horas de negociación entre los cónyuges, sobre todo, si existen hijos menores y hay que pagar pensiones, si hay que liquidar los bienes gananciales y si hay que atribuir el uso y disfrute de la vivienda familiar.

Este documento debe prepararse antes de acudir al juzgado, y antes de interponer la demanda de separación o divorcio, pues es uno de los documentos que han de adjuntarse a la misma.

Una demanda de divorcio express sin un convenio regulador firmado por los cónyuges no se admitirá a trámite en el juzgado de familia.

Qué debe contener el Convenio Regulador

Los aspectos que debe contener el Convenio son los siguientes:

  1. La guarda y custodia, es decir, quien se queda con los niños. Podrá ser exclusiva de uno solo de los cónyuges o compartida.
  2. La patria potestad.
  3. La pensión alimenticia. La cantidad mensual que debe abonar el progenitor no custodio. Puede pasar que ninguno deba pagar nada si se otorga una custodia compartida.
  4. La pensión compensatoria. Si el divorcio produce un desequilibrio entre los cónyuges, el más desfavorecido podrá ser compensado por el otro. La cantidad, la duración y el modo de pago son tan importantes que es necesario que se deje claro en el contrato.
  5. La disolución y liquidación de los bienes gananciales.
  6. El uso y disfrute de la vivienda conyugal.
  7. El régimen de visitas del progenitor no custodio

Modificación del Convenio

Siempre se puede modificar lo estipulado o pactado en este documento.

La vida cambia de un día para otro y se pueden dar muchas circunstancias que, si son objetivas, hagan que lo que en su día valía, ahora no valga.

Por ejemplo, un progenitor se ha quedado en el paro y no puede pasar la pensión de alimentos estipulada, o bien se ha ido a trabajar fuera de España, por lo que su régimen de visitas o, incluso la custodia compartida es imposible de ejercer, los hijos son económicamente independientes y, por tanto no es necesario pasar pensión; o el progenitor al que se le atribuyó en su día el uso de la vivienda conyugal se ha ido a vivir a otra residencia…

Para que estos cambios se produzcan, hay que instar un proceso de modificación de medidas en el mismo juzgado que decretó en su día el divorcio. Este proceso, podrá ser amistoso o contencioso.

Incumplir el Convenio Regulador

En muchos casos se producen incumplimientos de este documento.

Si el mismo ha pasado por el juzgado o por el notario, el Juez puede obligar a que se cumpla.

Pensemos por ejemplo que no se paga la pensión de alimentos, no solamente puede dar lugar al embargo de la nómina del progenitor incumplidor, sino que puede entrar en prisión por este hecho.

El incumplir reiteradamente el régimen de visitas puede ser también objeto de ejecución por el Juzgado.

Para lograr que la parte incumplidora vuelva a realizar lo pactado, se debe interponer una demanda de ejecución de sentencia en el mismo juzgado que conoció del divorcio.

Para plantear esta demanda se necesita abogado y procurador.

× Contacto WhatsApp