Rate this post

Todos los años en España se producen de media unos 100.000 divorcios, contando separaciones, divorcios y nulidades.

Desde la llegada en el año 2.005 del divorcio express, todo es más fácil en este país para poder romper el vínculo matrimonial.

Antes de esa fecha divorciarse no era nada fácil, pues la pareja debía primero presentar una demanda de separación legal en el juzgado y, al cabo de un año, si seguían pensando que era lo mejor, debían interponer de nuevo otra demanda, ahora de divorcio en el mismo juzgado que conoció de la separación.

Desde esa fecha, basta estar casado 3 meses, si, tan solo 3 meses (se podría incluso antes si hay peligro para uno de los cónyuges, hablamos muchas veces de violencia de género) para solicitar ante el juez que quieres disolver tu matrimonio.

Pero desde 2.015, aún lo tienen más fácil las parejas, pues los notarios, también están habilitados para divorciar.

Es el llamado divorcio notarial, en el cual, se deben cumplir una serie de requisitos.

Con estar casado 3 meses es suficiente para divorciarte en España, incluso si tu cónyuge no quiere.