Contenido

Rate this post

Negarse a realizar la prueba de alcoholemia es un delito penal castigado por el artículo 383 del código penal.

La condena es de seis meses a un año de prisión y retirada del carnet de conducir de uno a cuatro años.

Además te imputarán un delito de alcoholemia que se castiga con retirada del carnet de 1 a 4 años y, además una de estas tres penas:

  • Multa de 6 a 12 meses.
  • Prisión de 3 a 6 meses.
  • Trabajos en beneficio de la comunidad de 31 a 60 días.