juicio rapido juicio rapido

Un juicio rápido es un proceso penal que se tramita de manera más sencilla para obtener una sentencia en el menor tiempo posible.

Los delitos que se pueden tramitar por este procedimiento son muy concretos.

 En primer lugar deben ser delitos donde la pena no supere los 5 años, o con otras penas (únicas, conjuntas o alternativas) cuyo límite no supere los 10 años.

Otro requisito es que el proceso penal se inicie por un atestado policial; los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado han detenido a una persona y la ponen a disposición del juzgado de guardia, o bien no han detenido a nadie, pero la han citado para que comparezca ante el juez dado que ha sido denunciado en el atestado policial.

 Del mismo modo, es conditio sine quanon que se de alguna de las siguientes circunstancias.

  1. Sea un delito flagrante. Es aquél delito que se está cometiendo o se acaba de perpetrar y la policía le ha pillado “con la manos en la masa” (ojo, también entra en esta categoría el que se ha detenido siendo perseguido después de cometer el delito, la clave es que no se haya puesto fuera del alcance de la policía). También entraría el detenido que no le pillan en el acto pero cuando es detenido tiene efectos o vestigios que hacen pensar que fue el autor del delito.
  2. Que se trate de alguno de estos delitos:
    1. Lesiones, amenazas, coacciones o violencia física o psíquica habitual, cometidos contra las personas a las que hace referencia el 173.2 Código Penal (contra su cónyuge o ex conyuge, pareja o expareja aunque no conviva con él, sus hijos, padres o hermanos)
    2. Hurtos
    3. Robos
    4. Hurto y robo de vehículos
    5. Contra la seguridad del tráfico. (lo más típico son las alcoholemias)
    6. Daños
    7. Salud pública (menudeo de drogas)
    8. Propiedad intelectual e industrial (vender CD´s en la vía pública)
  3. En definitiva cualquier delito cuya investigación se presuma que es simple.

El proceso del juicio rápido

El juzgado, una vez que la policía le ha enviado el atestado, comprobará si se dan los requisitos para tramitarlo por esta vía de juicio rápido y, en caso afirmativo incoa diligencias urgentes, y, dentro de la guardia podrá:

  1. Obtener los antecedentes penales del detenido.
  2. Obtener los informes periciales que la policía haya pedido.
  3. Ordenar que el médico forense examine a las personas que comparezcan para que emita el correspondiente informe (imagínense un juicio por malos tratos donde la víctima presenta varios moratones en todo el cuerpo).
  4. Ordenar que un perito pueda tasar bienes u objetos intervenidos.
  5. Toma declaración al detenido y a los testigos
  6. Puede realizar el reconocimiento en rueda del imputado si tiene algún testigo presente.
  7. Puede ordenar un careo entre testigos e imputados.
  8. Puede citar verbalmente a las personas que crea necesario.

Todo lo anteriormente enumerado se denominan diligencias de prueba, bien, posteriormente, cita al Fiscal y a las partes mencionadas en una audiencia pública, para determinar si las pruebas practicadas son o no suficientes para seguir con el proceso, e incluso para que adopte alguna medida cautelar o para continuar con el juicio rápido.

Las partes pueden mostrar su conformidad con proceder la tramitación por los cauces del juicio rápido o bien pedir su transformación en diligencias previas por considerar las diligencias insuficientes.

 El juez de guardia dicta una resolución, normalmente un auto con lo siguiente.

  1. Si cree que las diligencias de prueba son suficientes dicta auto oral ante el cual no hay recurso alguno, y sigue su curso el juicio rápido.
  2. Si las considera insuficientes, como hemos dicho, ordena su transformación en diligencias previas del procedimiento abreviado y debe decir que diligencias son imprescindibles para terminar con la instrucción del procedimiento.
  3. Si el juez califica los hemos como falta (y no como delito) se enjuicia inmediatamente.
  4. Si el juez considera que tiene dudas sobre si se cometió el delito puede dictar el sobreseimiento provisional y archiva la causa (ocurre en innumerables ocasiones).
  5. Si considera que no es competente para su tramitación se inhibirá (por ejemplo es un delito que ya está conociendo otro juzgado penal y no se pueden tener abiertas dos causas sobre un mismo hecho).
  6. Si los detenidos son menores de 18 años, se traslada todo el expediente al fiscal de menores.

 Si su Señoría determina que debe seguirse por los cauces del juicio rápido, se da la palabra al Fiscal y a las partes personadas para que determinen si procede o no abrir el juicio oral (técnicamente se dice “apertura del juicio oral”) o bien el sobreseimiento y para que soliciten alguna medida cautelar o se ratifiquen en las que ya han solicitado.

Normalmente el fiscal y la acusación particular piden que se abra juicio oral y el juez decide mediante auto oral motivado que no puede recurrirse. No obstante, también pueden pedir el sobreseimiento y el archivo de las actuaciones.

 En la apertura del juicio oral tanto el fiscal como la acusación particular, si la hubiera deben presentar su escrito de acusación con el o los detenidos/imputados, no obstante, también lo pueden hacer de viva voz.

 En este momento el acusado básicamente dos opciones.

La primera de ellas es conformarse, es decir, asumir como ciertos los hechos por los que se acusa, para que se le reduzca la pena 1/3.

La segunda es no estar conforme con lo que se le acusa, para lo que su abogado defensor  tiene que formular escrito de defensa o hacerlo también de viva voz. En este caso puede pedir que le den unos días para presentar es escrito de defensa, que normalmente son los cinco días siguientes.

 Dependiendo de la opción que tome el acusado el juez puede hacer varias cosas; por ejemplo, si el acusado se conforma con la pena solicitada por el ministerio fiscal dictará sentencia de conformidad.

Si no se conforma el juez les citará para una fecha próxima para celebrar el juicio oral, y dentro de los quince días siguientes.

Si hay juicio oral posterior (por ejemplo a los 7 días siguientes) este se celebra según las normas del procedimiento abreviado y la sentencia debería estar lista a los 3 días del juicio.