Divorcio express desde 120 € por cónyuge

El divorcio más sencillo que existe es aquel donde no hay hijos menores (o son mayores e independientes económicamente) y tampoco hay bienes que repartir, le llaman divorcio express, divorcio amistoso o divorcio de mutuo acuerdo. Todo se sustancia a través de un Convenio Regulador y una demanda de divorcio acompañada de los empadronamientos y el certificado de matrimonio (caduca a los 3 meses de pedirlo), y si la pareja está bajo el régimen de separación de bienes, también han de aportar copia de las capitulaciones matrimoniales.

Divorcio con hijos menores desde 180 € por cónyuge

Este divorcio es similar al anterior, con la diferencia de que hay hijos menores y habrá que aportar los certificados de nacimiento para acreditar este hecho.

En este caso el Convenio Regulador es más laborioso, puesto que el régimen de visitas ha de estar bien redactado en aras a prevenir futuros problemas. La labor de asesoramiento del abogado en este tipo de divorcios es fundamental

Una de las partes más importantes es la pensión de alimentos que se ha de pedir.

Divorcio con bienes desde 250 € por cónyuge

En este caso, la pareja además de divorciarse quiere repartir el activo y el pasivo que tienen, es decir, bienes y deudas.

Habrá que hacer un inventario y valorar los bienes para luego adjudicarlos a cada uno de los cónyuges.

 

Divorcio contencioso

  • El divorcio contencioso es aquel donde no es posible llegar a un acuerdo con tu pareja. Normalmente hay en juego bienes comunes o bien custodia de hijo menores. Para este divorcio, a diferencia del mutuo acuerdo, es neceario un abogado y un procurador por cada uno de los cónyuges.
  • Se inicia con una demanda por uno de los cónyuges que, una vez el juzgado la admite a trámite llega a la otra parte para que en 20 días la conteste con la ayuda de abogado y procurador. Cuando se inicia un divorcio contencioso lo habitual es que la pareja no resida en el mismo domicilio, aunque muchas veces es así.
  • Si hay hijos y son mayores de 7 años, y lo que se dirime es la custodia o el régimen de visitas, el juez, podrá llamar a los pequeños para hacerles algunas preguntas, es lo que se llama “exploración del menor”.
  • Este divorcio puede tardar varios meses, dependiendo de las pruebas que se pidan y en la vista pueden darse situaciones que no son agradables para los cónyuges.
  • Es muy importante que cuente con un buen abogado en este tipo de divorcios pues normalmente las partes se juegan mucho.